DESEOS Y ANGUSTIAS DEL CINE JAPONÉS

 


 

Jueves 7 de Octubre a las 20:30 hs.


EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS

 

Guión y dirección: Nagisa Oshima

Producción: Anatole Dauman / Música: Minoru Miki / Editor: Keiichi Uraoka

Fotografía: Hideo Ito / Montaje: Keichi Uraoka y Patrick Sauvion /

Vestuarios: Masahiro Kato y Jusho Toda / Maquillaje: Koji Takemura

 

Elenco: Eiko Matsuda (Sada Abe), Tatsuya Fuji (Kichizo Ishida), Aoi Nakajima, Yasuko Matsui, Meika Seri, Kanae Kobayashi, Taiji Tonoyama, Kyoji Kokonoe, Naomi Shiraishi.

 

Origen: Japón / Año: 1975 / Duración: 100 minutos.

 

Una pareja de amantes vive una historia de amor al límite. La pasión se ha adueñado de ellos. El sexo ha pasado a ser lo más importante de sus vidas. Poco a poco sus juegos eróticos van traspasando fronteras. Las ansias de la mujer por poseer a su hombre parecen crecer cada vez más, hasta llegar al límite...

El primer paso hacia el impulso destructivo se produce cuando los dos protagonistas introducen el castigo corporal como sistema de placer en sus relaciones. Una vez descubierta esta vertiente sadomasoquista, Kichi y Sada se entregan a ella como recurso final: la capacidad devoradora de Sada es tan grande y la sumisión de Kichi tan absoluta que el destino de estas relaciones queda prefigurado.

Sada vagó alrededor de Tokyo durante cuatro días llevando en la mano la parte de Kichi que había cortado de su cuerpo… Quienes la detuvieron quedaron sorprendidos por la expresión de felicidad que irradiaba su rostro.

El caso impresionó a todo el Japón y la compasión del pueblo hizo de ella una mujer extrañamente popular. Estos sucesos ocurrieron en 1936.

 

 

 

Jueves 14 de Octubre a las 20:30 hs.


LA BALADA DE NARAYAMA


Guión y dirección: Shohei Imamura

Título original: Narayama bushiko / Música: Shinichiro Ikebe / Fotografía: Hiroshi Kanazawa, Shigeru Komatsubara y Masao Tochizawa / Montaje: Toshihiko Kojima yFusako Matsumoto / Dirección de arte: Tadataka Yoshino / Decorados: Hisao Inagaki

 

Elenco: Ken Ogata, Sumiko Sakamoto, Tonpei Hidari, Aki Takejo, Shoichi Ozawa,

Fujio Tokita, Sanshô Shinsui, Seiji Kurasaki, Junko Takada, Mitsuko Baisho,

Taiji Tonoyama, Casey Takamine, Nenji Kobayashi, Nijiko Kiyokawa,

Akio Yokohama y otros.

 

Origen: Japón / Año: 1983 / Duración: 130 minutos

 

Esta obra maestra del realizador japonés Shohei Imamura, que trata de la vida y la muerte de los habitantes de un remoto pueblo de montaña en el Japón del siglo XIX. En esta comunidad, que se adapta a la naturaleza con todas sus bendiciones pero también con sus implicaciones relacionadas con los más estrictos criterios de la supervivencia a cualquier precio de la misma. Cuando un anciano cumple los 70 años, un varón de su familia tiene que cargarlo a las espaldas y llevarlo al cementerio de Narayama, en lo alto del monte sagrado, donde deberá dejarlo morir.

El film cuenta la vida cotidiana de los habitantes, siendo los destierros forzosos de los mayores un hecho simple, un suceso tan natural y tan intrínseco a su modo de vida como el vecino que al no conseguir a la mujer que ama alivia su deseo con un perro de la aldea,

o la familia que en temporada de grandes hambrunas no quiere compartir su comida con el resto y por ello se le impone la pena de ser enterrada viva en su totalidad, en una de la escena rodada con mucha crudeza.

La historia se trata desde el punto de vista de Orin, anciana cercana a cumplir los setenta años, el drama que para ella supone ver cerca el momento, no de la muerte, sino de su abandono forzoso ante ella, quizás mucho tiempo antes del hecho natural inevitable que constituye el cierre del ciclo vital. Por lo tanto Orin, al cumplir los setenta años, su hijo Tatsuhei la carga para llevarla a Narayama. El tránsito es todavía más penoso que la propia vida en el pueblo. El gran logro es observar cómo ella asume su destino, con qué grandeza, con qué humildad, como algo natural, como si ese traslado constituyese de hecho el momento de la expiración, que logra inquietar cualquier alma humana.

 

 


Jueves 21 de Octubre a las 20:30 hs.


DODES’ KA-DEN


Dirección: Akira Kurosawa

Guión: AK, Hideo Oguni y Shinob / Basado en la novela de Shugoro Yamamoto /

Fotografía: Yasumichi Fukuzawa y Takao Saito / Música: Toru Takemitsu /

Montaje: Reiko Kaneko / Shinobu Muraki Y Yoshiro Muraki / Vestuario: Miyuki Suzuki/

Maquillaje: Sakai Nakao y Shozo Takahashi / productores: Kon Ichikawa, Masaka Kobayashi, Keisuke Kinoshita y Akira Kurosawa.

 

Elenco: Yoshitaka Zushi, Kin Sugai, Toshiyuki Tonomura, Shinsuke Minami, Yuko Kusunoki, Junzahuro Ban, Kiyoki Tange, Michio Hino, Keiji Furuyama, Tappei Shimokawa, Kunie Tanaka, Jitsuko Yoshimura, Hisashi Igawa, Hideko Okiyama, Tatsuo Matsumura.

 

Origen: Japón / Ano: 1970 / Duración: 140 minutos.

 

Akira Kurosawa adaptó un relato de Shuguro Yamamoto, autor en el que ya se había fijado para Sanjuro y Barbarroja. El film tiene algo de denuncia social, pero dirige su mirada sobre todo hacia el espíritu humano que destaca en todas las circunstancias, incluidas las propias de la miseria.

Solo por los diez primeros minutos, por la sencillez de ese rito tribal y sobrecogedor del rezo, por la dolorosa sonrisa que se nos dibuja ante el feliz viaje de ese tranvía imaginario, la película ya es una obra maestra.

AK entrelaza fantasía y realidad en un fascinante film. Narra la historia de un grupo de habitantes de los barrios bajos de Tokio que se hacinan apiñados en los desolados límites de la ciudad. Algunos son borrachos, otros están físicamente impedidos. En todos los sentidos la vida los ha defraudado a todos ellos. Sobreviven gracias a la ilusión y a la imaginación. Dodes 'Ka-Den es una apasionada afirmación de vida y un testimonio de la habilidad del hombre para sobreponerse a la adversidad. Probablemente el chico del tranvía y las dos parejas sean las únicas historias de esta película que aportan alegría, siendo el resto esencialmente tristes.

 

 

 


Jueves 28 de Octubre a las 20:30 hs.


EL ARPA BIRMANA


Dirección: Kon Ichikawa

Título original: Biruma no tategoto / Guión: Natto Wada / Basado de la novela de Michio Takeyama / Fotografía: Minoru Yokohama / Música: Akira Ifukube / Montaje: Masanori Tsujii / Productor: Masayuki Takaki / Productora: Nikkatsu /

 

Elenco: Rentaro Mikuni, Shôji Yasui, Jun Hamamura, Takeo Naito, Ko Nishimura, Hiroshi Tsuchikata, Sanpei Mine, Yoshiaki Kato, Sojiro Amano, Yôji Nagahama, Eiji Nakamura, Shojiro Ogasawara y otros.

 

Origen: Japón / Año: 1956 / Duración: 116 minutos.

 

En la Segunda Guerra Mundial, a punto de firmar la paz en Birmania, un soldado nipón que toca el arpa, queda horrorizado por la muerte y destrucción que ha tenido que vivir;

y decide, terminado el conflicto, regresar al lugar convertido en un monje, con el firme propósito de dar sepultura a los fallecidos.

Lo más interesante y memorable de El arpa birmana  es sin duda la transformación espiritual de Mizushima. Ichikawa sitúa a Mizushima entre dos tipos de soldados: los que se rinden y añoran con regresar a Japón y los que continúan la lucha. La decisión de rendirse pero quedarse en Birmania para enterrar los soldados muertos le concede a Mizushima un estado espiritual superior al resto de los soldados. Ichikawa contrasta las conversaciones de los soldados sobre lo que van a hacer cuando regresen de vuelta a Japón con la figura solitaria de Mizushima en su búsqueda espiritual a través de las llanuras de Birmania. Mizushima trasciende lo más preciado por el resto de sus compañeros, ese deseo por regresar a su tierra natal, por un sacrificio mayor.

Si a ésto sumamos el apego especial que los japoneses tienen por su tierra natal y su noción de que lo que peor que les podría haber pasado era morir y ser olvidados en suelo extranjero, podemos entender un poco más el especial significado del sacrificio de Mizushima. Éste, desde el principio de la película parece estar destinado a quedarse en Birmania. Al comienzo del largometraje unos lugareños roban el uniforme de Mizushima. Éste se pone ropas tradicionales y sus compañeros le dicen que podría pasar por un nativo. De la misma manera, Ichikawa conecta a Mizushima con el país mediante tomas largas donde vemos al cabo/monje fundiéndose con el paisaje birmano, caminando por llanuras y montañas o enterrando cuerpos en la orilla lodosa de un río.

 


 

-->

DESEOS Y ANGUSTIAS DEL CINE JAPONES